Malfatti: las pastas caseras fáciles que no se amasan!

¿Y qué tienen de bueno estas pastas caseras? Bueno, por empezar, ¡no se amasan! y no tienen las complicaciones de una masa, al menos para principiantes.

Estos malfatti siempre salen bien, son unas pastas caseras fáciles, perfectas para cualquier día de la semana y más para un domingo en familia. Porque igual estás haciendo pastas caseras, te lo aviso.

¿Qué más les digo sobre los malfatti? Son riquísimos, suaves.  ¡Riquísimo!

 

Ingredientes

para 4 porciones

  • 350g. de ricota
  • 1 atado de espinacas
  • 1 huevo
  • 1/2 taza de harina
  • 1/2 taza de queso rallado (yo usé parmesano)
  • 1/2 cdita. de nuez moscada
  • Sal y pimienta

 

Receta malfatti de ricota y espinacas: pastas caseras fáciles

igual te ensuciás las manos, te aviso

  1. Lavar bien la espinaca y colocarla toda junta en una olla vacía, sin agua. Llevar a fuego bajo, olla tapada, unos 7 minutos. Escurrir bien.
  2. Picar la espinaca ya cocida y reservar.
  3. Colocar la ricota en un bol. Si está muy húmeda, secar un poco antes con un papel absorbente o paño limpio.
  4. Agregar el huevo, el queso rallado, sal, pimienta y nuez moscada. Unir bien con un tenedor. Que quede bien bien unido.
  5. Agregar a esta preparación la espinaca picada. Unir bien de nuevo. Podés hacerlo con las manos también. Agregar la harina y unir.
  6. Con las manos enharinadas (o no, finalmente se hará un lío, hagas lo que hagas), andá formando bolitas de unos 2 cm. No importa la forma, malfatti significa “mal hecho”, está bien si son irregulares. Sí es importante que tengan más o menos la misma cantidad de masa, para que se cocinen parejos.
  7. Calentar una olla con abundante agua y un poco de sal. Ir echando los malfatti una vez que el agua esté hirviendo. Yo no los hago todos juntos para no andar con prisa a la hora de sacarlos. Cocinar cada tanda de malfatti aproximadamente 1 minuto y medio. En esta receta, yo los saqué ni bien salían flotando a la superficie, ya que luego llevaría una segunda cocción en el horno y sino se pasarían.
  8. Ya tenés listos los malfattis. Podés acompañarlos con la salsa que quieras. Yo los hice con una salsa de queso gratinados al horno unos minutos.
  9. Una vez lista la salsa de queso, colocar un poco de salsa en el fondo de una fuente de horno y acomodar los malfatti encima. Colocar más salsa de queso por arriba y llover con queso rallado y un poco de pan rallado, esto hará que queden más crocantes al gratinarse. Llevar a horno o gratinador hasta que la superficie de la pasta esté dorada. ¡Y a comer!